OCFA - Inicio

Observatorio de Control Fiscal Ambiental OCFA


Fracking - Yacimientos no convencionales


Informes Relacionados



Informe CGR

Informe Riesgos y Posibles Afectaciones Ambientales al Emplear la Técnica De Fracturamiento Hidráulico en la Exploración y Explotación de Hidrocarburos en Yacimientos No Convencionales en Colombia

Informe CGR

Informe de Actuación Especial AT No. 31

Informe de seguimiento a la función de advertencia CGR

Informe CGR

Función de advertencia. Principio de precaución y desarrollo sostenible. Posibles riesgos. Hidrocarburos no convencionales

Función de Advertencia CGR

Informe Comisión Interdisciplinaria Independiente

Informe sobre efectos ambientales (bióticos, físicos y sociales) y económicos de la exploración de hidrocarburos en áreas con posible despliegue de técnicas de fracturamiento hidráulico de roca generadora mediante perforación horizontal




El Informe Riesgos y Posibles Afectaciones Ambientales al Emplear la Técnica De Fracturamiento Hidráulico en la Exploración y Explotación de Hidrocarburos en Yacimientos No Convencionales en Colombia tiene como objetivo identificar los potenciales impactos y riesgos ambientales de las actividades relacionadas con la técnica del fracturamiento hidráulico (fracking), específicamente sobre el recurso hídrico, pues este constituye un bien crucial para la población y demás seres vivos, además de aportar en la generación y mantenimiento del desarrollo económico y el bienestar de la sociedad en general. Por otro lado, se presenta un análisis identificando las debilidades institucionales del Estado Colombiano, en aspectos de planeación y normativos de tipo técnicoambiental, para implementar el fracking en el país



El fracking es una técnica que requiere el consumo de volúmenes considerables de agua para el desarrollo de esta operación en particular, y en la que solo un pequeño porcentaje es reciclada de las aguas de retorno (flowback), de acuerdo con los estudios revisados podría demandar en promedio 14.500 m3 por pozo, cifras que varían de forma considerable dependiendo del número de etapas y de la extensión horizontal del pozo, así como de las condiciones petrofísicas, geomecácnicas y geoquímicas del yacimiento no convencional. Por esta razón, debe analizarse, bajo una óptica local-regional, los eventuales conflictos por el uso de agua con los demás usos precedentes presentes en los lugares en donde se pretende implementar la técnica (consumo doméstico, actividades de subsistencia -usos agrícola, pecuario e industrial, principalmente), con el fin de evitar el estrés hídrico en las zonas en las cuales se desarrollarían eventualmente estos proyectos, en especial en las cuencas sedimentarias Valle Medio del Magdalena y Cordillera Oriental, en donde la ANH, en su más reciente oferta de bloques de YNC fijó áreas para la exploración de este tipo de yacimientos.

A la fecha, la Contraloría General de la República observa que el Gobierno Nacional ha realizado importantes esfuerzos de regulación al establecer los requerimientos técnicos y procedimientos para la exploración de hidrocarburos en yacimientos no convencionales, lo cual resulta positivo frente a un eventual avance hacia la etapa de exploración de la técnica de Fracking, en zonas con alto potencial como el Valle Medio del Magdalena; sin embargo, la CGR considera que aún falta establecer condiciones adecuadas para el cumplimiento de los requisitos técnicos y ambientales de nuestro país, en donde se subsanen previamente las deficiencias de información existentes en la línea base ambiental y se acuerden medidas adicionales de manera preventiva de ser necesarias, a efecto de asegurar la mayor confiabilidad de la información técnica y ambiental y que la misma cuente en todo momento con la vigilancia y control de las autoridades técnicas y ambientales competentes, así como de los órganos de control.

Localización de yacimientos de hidrocarburos no convencionales y de cuencas sedimentarias en Colombia



Índice de aridez

Según el IDEAM (2010b), este índice es una característica cualitativa del clima que permite medir el grado de suficiencia o insuficiencia de la precipitación para el sostenimiento de los ecosistemas de una región. El índice identifica áreas deficitarias o con excedentes de agua, calculadas a partir del balance hídrico superficial y como una relación entre la precipitación y la evapotranspiración.

Las regiones con mayor déficit de agua se concentran en la Guajira área hidrográfica del Caribe, donde el índice de aridez va de categoría altamente deficitaria a deficitaria en las cuencas de los ríos que drenan directamente al Caribe y al río Ranchería. Esta condición es menos crítica en otras regiones del país, con valores moderados de aridez en el Catatumbo, el Sumapaz, Saldaña y el Bajo Cesar en el área del Magdalena-Cauca. En el sur del país, las cuencas de los ríos Garagoa y Chitagá en el Orinoco y el Guáitara, en el Pacífico, muestran una condición moderada del índice de aridez (IDEAM, 2014).

Las zonas hidrográficas con altos excedentes de agua son, en primera instancia, Amazonas con el 88% de su área, con alta proporción en las regiones de los ríos Putumayo, Vaupés y Guainía, seguida de la zona hidrográfica del Pacífico, con el 67 % de su área, con los ríos que drenan directamente al océano Pacífico y los ríos Baudó y Atrato. En el área hidrográfica del Orinoco, se observa por los ríos Apure e Inírida, en tanto que en el área del Magdalena-Cauca se observa en el río Nechí (IDEAM 2014).

Concesiones de agua subterranea

De acuerdo con la información del año 2011, se concesionó un volumen de agua a nivel nacional de 1.032 millones de m3 para 4.346 usuarios. El mayor consumo de agua subterránea se da en el área hidrográfica del Magdalena-Cauca, el cual representa el 78,1% del volumen concesionado registrado a nivel nacional; le sigue a región Caribe con el 16%, la Orinoquía con el 5,6%, el Pacífico con el 0,2% y la Amazonía con el 0,1%. Las CAR que otorgan más volumen de agua concesionada son la CVC, la CRQ y Cardique, con aproximadamente 450, 230 y 60 millones de metros cúbicos de agua por año. Finalmente, vale la pena resaltar que en el país existe incertidumbre sobre el número de captaciones de origen ilegal y que no están sujetas a la tasa de utilización de agua (TUA), competencia de las corporaciones autónomas regionales que en la actualidad son un punto débil al momento de formular el componente del conocimiento de la demanda del recurso hídrico al interior de los PMAA. Las corporaciones deberían aumentar esfuerzos para socializar con la comunidad en general y los usuarios no registrados la importancia de estar en el marco de la legalidad frente al aprovechamiento de estos recursos.


Fuente: IDEAM (2014)

Alianzas estratégicas: